“Ciencia y ciudadanía”

¿Es posible que, mediante la participación ciudadana, se puedan detener los efectos catastróficos del cambio climático en alguna región del mundo? Esto es al menos lo que intenta la población que habita el archipiélago Vanuatu en el Pacífico, a punto de desaparecer por un casi inevitable hundimiento.

Problemáticas como la sostenibilidad ambiental o la crisis energética son observadas hoy, por gran parte de la ciudadanía, como algo ajeno a sus responsabilidades. Sin embargo, para muchos lugares del mundo esta amenaza es real, y regiones enteras pueden desaparecer rápidamente si no se toman medidas inmediatas.

En esta línea, científicos, investigadores y artistas, desde diferentes lugares del mundo, vienen promoviendo acciones alternativas que posibiliten medidas de mitigación de riesgos que puedan afectar nuestro medio ambiente. Paralelo a sistemas reguladores de la ciencia y la tecnología, regidos por una lógica de protección intelectual que beneficia a unas pocas corporaciones, esta comunidad adelanta trabajos en grupos interdisciplinarios abiertos y con procesos de participación ciudadana que promueven el desarrollo de infraestructuras colaborativas que tienen por objeto el resolver los problemas sociales y ambientales, más allá de las necesidades de un mercado global. El motivo es sencillo: ante los problemas complejos que nos acechan, se hace necesario recurrir a otras visiones que tradicionalmente no han sido tenidas en cuenta, de tal forma que estas múltiples miradas participen en la búsqueda de soluciones concretas. Y esto pasa por pensar la ciencia de un modo abierto y participativo, que recurra a las redes electrónicas, al software libre, a las redes electrónicas y al libre acceso de publicaciones y datos, antes restringidos.

Roger Malina, doctor en Física, astrónomo y profesor distinguido de la Universidad de Texas, afirma que la gran mayoría de la información sobre el mundo está mediada por instrumentos científicos, lo que impide tener un acercamiento real a muchos de los problemas de hoy. Malina propone darle valor a una visión “sensible” de la naturaleza, y es reconocido por el Massachusetts Institute of Technology como uno de los científicos más importantes del mundo porque, a través de su perspectiva interdisciplinaria, sugiere soluciones alternativas al control del cambio climático, a la producción de energías diferentes al petróleo, y a la creación de condiciones para un desarrollo sostenible.

Por otra parte, hace algunos meses el diario The New York Times publicó el trabajo que David Rothenberg viene realizando alrededor de la difícil situación de las ballenas jorobadas en el mundo. Rothenberg, doctor en Filosofía, músico y profesor del New Jersey Institute of Technology, realiza acercamientos a los animales, establece diálogos con ellos a través de la música, y posteriormente graba los sonidos. Su disco sobre las ballenas jorobadas es la grabación de la naturaleza más vendida en la historia.

Por último, Annette Bhagwati, doctora en Antropología Social y experta en África y Asia, es reconocida internacionalmente por su trabajo sobre las culturas y sus transformaciones, a través de medios diferentes a los tradicionales. Problemas complejos como las migraciones, las discriminaciones raciales y las violencias de género, son observadas por Bhagwati, a través de ópticas alternativas como la oralidad y las prácticas estéticas.

Lo anterior representa la apuesta por una mirada diferente a la ciencia y a los problemas sociales y ambientales que son cada día más complejos. Rothenberg, Malina, Bhagwati, y cerca de 100 invitados más, estarán la semana del 9 al 13 de mayo en Manizales, en el Balance-Unbalance, un evento que se presenta en el marco del XV Festival Internacional de la Imagen, y que tiene como temática la Eco-acción y las Ciudadanías Digitales, bajo la dirección de Ricardo Dal Farra, todo un líder mundial en temas de creación y pensamiento ambiental. El evento también transmitirá las manifestaciones de supervivencia que realizarán los habitantes de Vanuatu, quienes denuncian la emisión irresponsable de gases de efecto invernadero que ocasiona el aumento del nivel del mar y el envenenamiento de las tierras cultivables.

El Festival de la Imagen y Balance-Unbalance exploran las intersecciones entre arte, naturaleza, ciencia, tecnología y sociedad, en un contexto histórico de avance hacia una era de amenazas ecológicas sin precedentes. La invitación es a que adoptemos una conciencia profunda frente a la situación actual del mundo. Y que actuemos en consecuencia con ello.

 

Felipe César Londoño López

Publicado en el periódico La Patria.

Otros artículos:           

2017

Febrero / Ciencia y País

2016

Diciembre / Carta del rector: cierre de año 2016 y mensaje de navidad
Noviembre / Sostenibilidad de las universidades públicas
Octubre / Ministro de Hacienda fue receptivo a propuestas del Rector U. Caldas
Septiembre / Más allá de las Ciudades Inteligentes
Julio / Un clúster para las industrias creativas | La Patria
Junio / Asia Pacífico: intercambios y cooperación | La Patria
Mayo / Ciencia y ciudadanía | La Patria
Abril / Caldas: Expedición Siglo XXI | La Patria
Febrero / Universidad y Cambio Climático | La Patria
Mayo / Presentación Rendición de cuentas 2015

 

2015
Noviembre / Carta del rector: Un año y medio de gestión
Agosto / Gobernanza y diálogo, una manera de construir juntos
Mayo / Universidad y pensamiento crítico

 

2014
Junio / Sobre el proceso de designación de decanos

 

Sea el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *